Problemas de pareja

Dificultades sexuales

La terapia sexológica combina sesiones dirigidas a los aspectos emocionales y vivenciales con una serie de tareas entre sesiones para realizar con o sin pareja, cuyo objetivo es el aumento de disfrute en la actividad sexual y la disminución o desaparición del problema.

  • Vaginismo: Contracción de la musculatura vaginal que impide la penetración durante las relaciones sexuales. A menudo la explicación y la intervención irá dirigida a tratar el vaginismo como una reacción fóbica originada por algún incidente que causó un estrés intenso.
  • Dispareunia: Es un dolor genital recurrente que incapacita el coito, si la causa no es una enfermedad, la terapia irá enfocada hacia la localización del conflicto relacionado con la actividad sexual y la reacción dolorosa.
  • Eyaculación Retardada: Se trata de la dificultad de alcanzar el orgasmo. Aunque en ocasiones se deba a factores físicos como enfermedad o efectos secundarios de medicamentos, la mayoría de los casos se deben a aspectos psicológicos. Una tendencia al exceso de autocontrol puede ser la causa; también la distracción o la dispersión de pensamientos, lo que a menudo termina llevando a un desinterés por la actividad sexual.
  • Eyaculación Precoz: Exceptuando el efecto secundario de ciertas sustancias, el origen es casi siempre psicológico. La eyaculación precoz suele estar provocada o mediada por factores de ansiedad más o menos conscientes y por la preocupación de complacer a la pareja. Los intentos de distracción para retrasar el orgasmo son ineficaces y en muchas ocasiones, contraproducentes. Los objetivos de la terapia son la disminución de la ansiedad y la conciencia corporal, tanto individualmente como en pareja, para disfrutar de unas relaciones sexuales más satisfactorias.
  • Trastorno de Erección: Es el motivo de consulta sexológica más frecuente entre los hombres y se define como una dificultad o incapacidad para obtener o mantener una erección satisfactoria en la actividad sexual. Esta alteración provoca un malestar en la relación, lo que a su vez en muchos casos agrava el problema. La terapia enfocará el origen del problema, cuándo se inició, qué hechos se relacionan, creencias personales y sobre la pareja…, siendo el objetivo principal la capacidad de relajación y disfrute durante los encuentros sexuales.
  • Inapetencia Sexual: La ausencia o disminución del deseo sexual puede estar asociada a problemas de entendimiento, frustración o resentimiento con la pareja; en otros casos, puede estar asociado consciente o inconscientemente a algún suceso desagradable o a sintomatología ansiosa o depresiva que inhibe el deseo sexual.

© 2018 Ana Ventura - Psicóloga

Back to top